¿Cómo sacar manchas de sangre del colchón?

¿Cómo sacar manchas de sangre del colchón?

Agua oxigenada. Frota un poco sobre la mancha de sangre hasta que salga; si la cantidad de sangre es bastante, vierte el agua oxigenada sobre la mancha y extrae la mancha de sangre con un paño. El agua oxigenada es muy efectivo en manchas de sangre frescas y secas.

Una aspirina. Añade en agua fría una aspirina y vierte sobre la mancha. Deja reposar una media hora. Luego, pasa sobre la mancha un cepillo de cerdas suaves y frota con un paño para extraer el exceso de agua. Este es un producto muy efectivo para prendas delicadas como la lana.

Maicena. Haz una pasta y frota la mezcla sobre la parte manchada de sangre, permite que seque hasta que se forme una costra. Finalmente, retira los residuos con un trapito mojado y con uno seco frota para eliminar el exceso de líquido. Esto es muy efectivo para ropa de color también.

Pasta de dientes. Cepilla tu colchón con pasta de dientes y frota la mancha con una toalla húmeda. Cuando la mancha desaparezca, seca la zona con un paño seco

¿Cómo sacar manchas de sangre de sabanas?

Enjuaga la mancha lo más pronto posible con agua fría. Primero retira la sábana del colchón, luego enjuaga la mancha con agua fría. No uses agua caliente porque esta fija la mancha. Sigue este paso con cualquiera de los tratamientos quitamanchas que describimos más adelante.

Trata las manchas persistentes con peróxido de hidrógeno. Vierte el peróxido de hidrógeno directamente sobre la mancha de sangre. Espera entre 20 y 25 minutos, luego seca los residuos dando suaves toquecitos con una toalla de papel. Si no cuentas con peróxido de hidrógeno en casa, puedes sustituirlo con agua con gas.

  • En un momento de apuro, también es útil el vinagre blanco.
  • La luz puede transformar el peróxido de hidrógeno en agua. Si tu habitación está muy iluminada, cubre la zona tratada con papel film, luego coloca una toalla oscura por encima. La toalla ocultará la zona de la luz y el papel film evitará que la toalla absorba el peróxido de hidrógeno.

Prueba un limpiador de ventanas a base de amoniaco. Simplemente rocía el limpiador de ventanas sobre la mancha. Espera 15 minutos, luego enjuágala con agua fría.

Prueba el amoniaco diluido en las manchas persistentes. Llena una botella de espray con 1 cucharada de amoniaco y 1 taza (240 ml) de agua fría. Cierra la botella y agítala hasta mezclar bien su contenido. Rocía la mezcla sobre la mancha y espera 30 a 60 minutos. Seca los residuos con un trapo limpio, luego lava las sábanas en agua fría.

  • Ten cuidado con las sábanas de color, ya que el amoniaco tiende a desteñir o decolorar las telas de color.

Prueba el bicarbonato. Mezcla una parte de bicarbonato con dos partes de agua para obtener una pasta. Humedece la mancha con agua, luego frota la pasta en la mancha. Deja secar la tela, de preferencia bajo el sol. Elimina los residuos con un cepillo y luego lava con agua fría.

  • También son útiles el talco o la maicena.

Prueba con sal y jabón para platos como un tratamiento antes del lavado.Mezcla 2 cucharadas de sal y 1 cucharada de jabón para platos. Primero humedece la mancha con agua fría, luego empápala con la mezcla de jabón. Espera entre 15 y 30 minutos, luego enjuaga la mancha con agua fría.

  • También puedes sustituir el jabón para platos con champú.

Prepara tu propio quitamanchas usando bicarbonato, peróxido de hidrógeno y agua. Llena una botella de espray con 1 parte de bicarbonato, 1 parte de peróxido de hidrógeno y 1/2 parte de agua fría. Cierra la botella y agítala hasta mezclar bien. Rocía la mezcla sobre la mancha, espera 5 minutos y luego enjuágala. Repite el proceso 2 veces más, luego enjuaga las sábanas en agua fría.

  • Este método es más eficaz en las telas de algodón y poliéster.

Lava las sábanas en agua fría después de aplicar cualquier tratamiento quitamanchas. Usa agua fría, un detergente suave y tu ciclo de lavado habitual. Retira las sábanas húmedas apenas termine el ciclo. No las coloques en la secadora. Mejor, deja que se sequen con el aire ya sea colgándolas o bajo el sol.

  • Vuelve a tratar las manchas de sangre si no salen después del primer ciclo de lavado. Debes seguir tratando y lavando las manchas hasta que la sangre ya no sea visible. Una vez que quites la sangre, podrás secar las sábanas como de costumbre.
  • Piensa en usar lejía en las sábanas blancas.

Teléfono:

Mariano Otero #5604, Col. Paseos del Sol,
entre Copernico y Galileo Galilei,
Zapopan, Jalisco, México.